Fotografia Albert Rué

INFANTICIDA

Ópera electrónica a partir de “La Infanticida” de Víctor Català con composición musical de Clara Peya

INFANTICIDA es el grito de una mujer, Nela, que intenta encontrar una grieta de luz en un mundo oscuro y desalentador. Una mujer valiente y apasionada que se enfrente a todo aquello que la rodea por un anhelo de libertad, por el deseo de encontrar una manera de hacer y vivir propia. Por la necesidad del amor, del placer y de escapar del contexto opresor donde se encuentra sumergida.

INFANTICIDA es un grito en forma de canción. Es la necesidad de encontrar en la música una visión de los hechos contemporánea, nueva, fragmentada; pero sobretodo una forma de acercarse, a partir de la música, al mundo sensorial, emotivo y onírico de una mujer que acaba de cometer un crimen.

El monólogo da vida a una mujer, la autora de la cual tuvo que silenciar la suya propia para poder ser libre como artista. La Infanticida no se estrenó hasta sesenta años después de su escritura, porque era un texto incómodo, porque cuestionaba unos dogmas preestablecidos sobre la función de la mujer en la sociedad; Caterina Albert rompió con un mito irreductible hasta el momento: el instinto maternal.

Darle voz ahora es más necesario que nunca.

Ahora que nos damos cuenta que los clichés femeninos y de feminidad siguen siendo vigentes y que la condición femenina conlleva aún muchas limitaciones.

Ahora que seguimos viviendo en una sociedad represora y castradora de las libertades más básicas.

Darle voz hoy, nos parece casi un deber.

Idioma del espectáculo: catalán

Horarios: De miércoles a sábado a las 20:30h y Domingos a las 19:00h

Miércoles 22 de enero función previa al estreno

Duración: 70 minutos

Género: Ópera electrónica


Composición musical: Clara Peya

Dirección escénica: Marc Angelet

Adaptación y dramaturgia: Marc Rosich

Interpretación y producción: Neus Pàmies

Diseño de escenografía: Laura Clos “Closca”

Asesoría de vestuario: Marta Rafa

Asesoría de movimiento: Maria Salarich

Interpretación y espacio sonoro electrónico: Gerard Marsal

Fotografía: Albert Rué